Fútbol Club Cartagena

Puesto que los jugadores extranjeros eran demasiado costosos, camisetas más bonitas fútbol 2022 sólo hicieron parte de la natillera jugadores colombianos; entre ellos se encontraban cuatro jugadores del desaparecido Independiente Medellín. En 1959 Nacional continuó funcionando con la natillera y volvió a cumplir una participación meritoria en la quinta posición, aunque el equipo estuvo más lejos del primer lugar que el año anterior. El temor por la desaparición del equipo, como ya había pasado con otros, era muy preocupante. Los malos resultados deportivos de aquel año se convirtieron en malos resultados económicos al inicio del siguiente, y el verde se vería nuevamente al borde de la desaparición.

Prueba de la crisis son los cuatro técnicos que Nacional tuvo durante ese corto lapso, (José Etchegoyen, René Seghini, Julio Tóker, y Julio «Chonto» Gaviria) quienes no pudieron revertir los resultados y en cambio salían debido al bajo rendimiento del equipo. Pero en mayo, tras superar la crisis económica, Nacional reapareció con una nueva pantaloneta de color blanca.

En vista del alto costo de la nómina y la calidad de jugadores, más la contratación de Julio Ulises Terra, Carlos Gambina y Nicolás Gianastasio, participó de una serie partidos en Haití y Curazao. Para marzo de 1958, cuando ya era un hecho confirmado que el Independiente Medellín desaparecía una vez más, Nacional hacía una declaración similar en la que informaba que sólo se le renovaría el contrato a cinco jugadores, dejando al resto en libertad de escoger donde jugar ese año. En mayo, el elenco Verdolaga inició su participación en el campeonato bajo el nombre extraoficial de «Independiente Nacional», denominación adoptada por los jugadores, pero que nunca apareció en las planillas oficiales.

Los extranjeros no cumplieron las expectativas y la falta de recursos económicos impedía consolidar la nómina y la campaña, por lo que el equipo terminó en la décima posición. Así pues, como en sus inicios, Nacional volvió a contar con una nómina de puros criollos. Los años 60 se caracterizaron por la falta de logros deportivos; si bien, continuaron con la nómina de puros criollos, ese año y el siguiente (60 y 61) el equipo terminó en la cola del campeonato.

Madrid shop High Resolution Stock Photography and Images - Alamy Ocupó el quinto lugar y durante gran parte del campeonato estuvo de segundo y peleando la punta. En aquella época el campeonato -que duraba todo el año- estaba dividido en dos torneos, Apertura y Finalización, cada torneo consistía en dos vueltas de todos contra todos (en condición de local y visitante). En aquel torneo de 1958, Nacional cumplió una buena presentación.

El partido de promoción fue ante el Tennis Borussia Berlín, donde el Bayern conseguiría una contundente victoria por 8:0 en la ciudad de Berlín, además del ascenso. De lo destacable, la regularidad de Balassanián que continuó haciendo goles, y el marcador de punta nacido en Sopetrán (Antioquia), Cristóbal Yotagrí, quien se destacó como uno de los mejores jugadores del campeonato.

En 1964 el argentino, Juan Urriolabeitia que había llegado el año anterior junto con Balassanián y otros compatriotas suyos, se convirtió en técnico y jugador al mismo tiempo. Urriolabeitia mantuvo el doble cargo hasta mitad de año cuando se contrató al uruguayo Juan Eduardo Hohberg, quien también se desempeñaría como jugador y técnico al la vez. En el Finalización estuvo dentro de los ocho primeros hasta la última fecha, cuando cayó de visitante ante el Once Caldas por 0-2, por lo que quedó noveno con 32 puntos, los mismos que Atlético Nacional, pero con menor diferencia de gol, quedando afuera de los cuadrangulares de ese torneo.

Ante ese panorama se decidió terminar con la segunda época de criollismo. El único hecho para destacar de aquella campaña sucedió el 4 de julio de 1959 cuando Nacional le propinó una goleada a su rival de patio (que había reaparecido ese mismo año) por marcador de 7-2. Tal resultado constituye la mayor goleada de la historia en los clásicos regionales. Nacional ganó el domingo 27 de mayo 0-2 en ese traumático inicio de campeonato. A finales de 1961 ingresó Hernán Botero Moreno como accionista del Atlético Nacional. Sin embargo, algunos jugadores verdolagas, liderados por Humberto «Turrón» Álvarez, Hernán Burro Escobar Echeverry y Ricardo Ruíz, idearon una forma de alquilar la ficha del equipo ante la Dimayor.

El campeonato ya había comenzado y la Dimayor como caso excepcional, permitió la inscripción extemporánea. Atlético Nacional, superada esta dificultad, comenzó el campeonato en la cuarta fecha en Bucaramanga contra el Atlético Bucaramanga. Ante la Dimayor, el nombre del equipo jamás cambió y la ficha que ocupaba era, en efecto, la del Atlético Nacional.

Cuando le gustó este artículo informativo y le gustaría recibir detalles sobre tienda de camisetas de futbol antiguas por favor visite nuestro sitio web.